2016 “Un texto escrito desde las entrañas”

-2016 “Un texto escrito desde las entrañas” blog de crítica arte y cultura visual, coordinado por SOMA y Fundación Alumnos 47,México, D.F.

Un texto escrito desde las entrañas

Una instalación de pencas colgadas en fila sobre una retícula de madera roja me sirve para ver la grana cochinilla por primera vez. Su apariencia blanca y aterciopelada me produce una cerrazón en la garganta. De pronto, Tania Candiani, la autora de la pieza titulada Nocheztli, toma uno de los insectos, lo aplasta, veo desparramarse los diminutos miembros en su mano. El acto llega a mi garganta y produce en mi cabeza un sonido más parecido a una explosión. La boca de Tania continúa moviéndose, pero yo sólo puedo ver su mano manchada de rojo e imaginar el cuerpo de la cochinilla sacrificado entre sus dedos. Cuando logro sobreponerme al impacto escucho como Tania llega al final de su relato. Decido irme, la explosión no me permitió escuchar nada más.

Su nombre es Dactylopius coccus, un parásito que habita en la superficie de las pencas de las especies de los géneros Opunta y Nopalea. En la antigua Tenochtitlan le llamaban nocheztli que significa «Sangre de tuna». El nacimiento de nocheztli proviene de un huevo que es alimentado dentro de una larva madre por una célula nodriza, quien le suministra distintos nutrientes para su crecimiento. Entre ellos está un líquido incoloro que, a medida que fluye en la cámara donde se encuentra el huevo, se vuelve rojo brillante. Este nuevo ser sintetiza el tinte y se alimenta de él hasta que se desarrolla lo suficiente para ser expulsado. Parte del alimento líquido que nocheztli bebe antes de nacer, es el ácido carmínico o tinte carmín, que sirve para teñir desde la época precolombina. Sin embargo, no se ha encontrado hasta el momento una explicación de la función biológica de este en el insecto. La estructura química del colorante no sugiere que pueda ser utilizada por la cochinilla como un suministro de energía.

La pregunta obvia que se hacen los científicos es: ¿por qué existe en el insecto y cómo lo produce? Las respuestas son aún hoy objeto de controversia. Nadie tiene certeza de por qué la existencia del carmín en nocheztli.

La extracción del tinte durante la colonización en Latinoamérica fue un complejo proceso en el que intervinieron factores económicos, políticos, estéticos y religiosos. En Europa antes del descubrimiento de América, el color rojo era extraído de Kermes un insecto que vive en las cortezas de los árboles, y de cuya hembra se extrae la grana, o el color rojo carmín. Pero este proceso era complicado, caro y además no se podía producir en grandes cantidades. Esa dificultad en la extracción, a la larga, también aumentó su valor simbólico relacionándose el color a la riqueza y al poder, pues sólo los nobles, los reyes, los sacerdotes o las grandes autoridades podían adquirirlo.

Cuando Hernán Cortés llegó a la Nueva España, se encontró con una producción alta en calidad y en cantidad del tinte rojo carmín. Se tiene registrado que a sólo dos años después de la colonización, España ya comerciaba con el tinte de manera única en toda Europa. Por 300 años, la grana cochinilla fue el tercer producto más valorado, sólo después del oro y de la plata. Este proceso de exportación contribuyó a generar grandes fortunas europeas. La especulación sobre el valor del tinte se alimentaba por el secreto de su extracción bien guardado en manos de la corona española. Pero al momento de la Independencia de México, el secreto se develó, ocasionando una baja en el consumo de la grana, pero no en su producción.

¿Qué significa develar? ¿Qué sucede cuando el proceso se hace evidente? Cuando el secreto de la grana estaba guardado aparecía el rojo en su inmanencia sin desocultarse. Por el contrario, se ocultaba bajo una ilusión. Nietzsche pensaba que «la voluntad libre se manifiesta como aquello que no tiene ataduras, como lo arbitrario; es lo infinitamente libre, lo errático, el espíritu» (NIETZSCHE, 1997:4). Lo contrario de aquella voluntad libre es el fatum, que el filósofo alemán define como una necesidad, una alucinación, donde nosotros somos juguetes de nuestras propias fantasías. El peso simbólico de la grana cochinilla durante la colonia era alimentado por ese fatum, por esa necesidad de poder y reconocimiento social que ofrecía el rojo carmín. Al develarse el secreto cae la fantasía y el color rojo se vuelve verdadero.

Nocheztli se mostró durante Zona Maco 2016. Tania Candiani estuvo presente la semana entera contando una y otra vez el proceso de la realización de la pieza, convirtiéndose así en parte fundamental de ella. La artista trabajó con una asociación de mujeres dedicada a la recolección de la grana cochinilla llamada Pausal dirigida por la señora Lucila Macías Carmona y su mamá Inés Carmona Degante. Ellas son de Toluca de Guadalupe en el estado de Tlaxcala. Esta asociación recibió un apoyo gubernamental dirigido sólo a mujeres que modernizó su invernadero, instaurando infraestructura que en lugar de beneficiar la producción de la grana la perjudicó, pues el insecto necesita de climas propios y tiempos propios para su crecimiento. Tiempos que como lo menciona Candiani, no son los nuestros.

El nacimiento del insecto nocheztli comienza cuando el huevo sale de su madre. El huevo eclosiona de inmediato, abre su aparato bucal y se adhiere a la parte más suculenta del cactus, ahí donde la cutícula de la planta es suave y no ha endurecido. Nocheztli, al crecer, se torna rojiza o marrón, al tiempo que se cubre por una corteza de filamentos blancos parecidos a un tejido de lana, que sirven para protegerla de los depredadores. Machos y hembras crecen aparentemente iguales pero, a medida que el tiempo avanza, las diferencias se hacen notorias. Nocheztli hembra, continuará adherida al lugar elegido desde su nacimiento. Nocheztli macho formará un tórax y unas alas que le servirán para moverse y fecundar a los inmóviles cuerpos «femeninos». Pero el viaje no durará, pues el macho, está condenado a morir de inanición por no tener un aparato bucal que le permita continuar alimentándose. El destino de las hembras como el de los machos es el de la muerte. Pero los cuerpos «femeninos» serán inmolados por un proceso parecido a un ritual. Primero, serán arrancadas de aquel alimento que parecía eterno y colocadas en contenedores que las llevarán al agua. Ese nuevo líquido exterior ahoga su cuerpo y les desprende esa lana blanca, ahora inútil. Posteriormente serán colocadas bajo el sol hasta deshidratarse por completo. Por último su cuerpo será convertido en polvo para extraer de él aquel tinte carmín bebido antes de nacer.

En la instalación Nocheztli en Zona Maco podíamos ver la penca montada en la retícula con la grana cochinilla viva, unos bordados con hilo pintado en rojo carmín realizados por María Santiago y basados en las ilustraciones de 1794  de José Antonio Alzate que mostraban los beneficios de la grana cochinilla, y una tela tejida en telar de cintura pintada con granas cochinillas aplastadas directamente sobre ella. Candiani con esta instalación alza la voz en protesta y muestra que en el arte no tiene que haber secretos sino que, al contrario, tiene que contribuir a develar otros nuevos.

Nocheztli muestra los beneficios de la grana cochinilla, los problemas de la colonización y la importancia del poder simbólico del color. Pero además, logra evidenciar el sacrificio femenino replicado tanto en la muerte del insecto hembra para la extracción del carmín, como en el sacrificio de la mujer en las asociaciones actuales dedicadas a su extracción.

La cerrazón en la garganta se fue, pero aún sigo pensando en la pregunta que se hacen los científicos ¿por qué existe el carmín en el insecto?

Tal vez, ese es el verdadero y único secreto.